Viviendo con la vida silvestre: venado bura en vecindarios urbanos

El venado bura es quizás el mamífero grande más ampliamente distribuido y mejor conocido que se encuentra en Nuevo México. La población de venados bura del estrado incluye dos subespecies. El venado bura de los Montañas Rocosas habita en la mitad norte del estado, mientras que el venado bura del desierto es más abundante en la mitad sur del estado.

El venado bura es un animal de caza muy importante. La venta de licencias de caza genera dinero para el manejo, protección y propagación de toda la vida silvestre protegida en el estado. En 2020-21, los cazadores licenciados cazaron 11,356 venados. El venado bura de Nuevo México también brinda beneficios económicos y sociales, como la observación y la fotografía de la vida silvestre.

Banner: Los venados son más activos en las primeras horas de la mañana y de la tarde, cuando los vecindarios están más tranquilos.

Una perspectiva histórica

Los humanos compartimos Nuevo México con el venado bura. Aunque no vivimos en la naturaleza como ellos, competimos con los venados por muchos de los mismos recursos, especialmente agua y espacio. Para sobrevivir, los venados bura necesitan comida, agua y refugio.

A lo largo de los años, el hábitat de los venados de Nuevo México ha cambiado. Los humanos han invadido el hábitat de los venados y es probable que continúen haciéndolo. Las estribaciones de las montañas Sandia son un excelente ejemplo. Miles de hogares ahora ocupan áreas históricamente importantes de invernada de venados. El desplazamiento no es el único problema. Las actividades humanas pueden tener impactos tanto positivos como negativos en las poblaciones de venados bura. Las operaciones agrícolas y madereras pueden promover el crecimiento de vegetación joven que proporciona el alimento y la cobertura necesarios para que aumenten las poblaciones de venados. Sin embargo, las medidas de extinción de incendios, las operaciones mineras y la construcción de carreteras tienden a tener efectos más negativos.

Hábitos alimenticios del venado bura

Los venados bura pacen, y prefieren las hojas, los tallos y los brotes de las plantas leñosas. Las malezas (hierbajos y otras plantas herbáceas) también son una parte importante de su dieta durante la primavera y el verano. Como la mayoría de las especias de la vida silvestre, los venados bura son oportunistas. Si tienen la oportunidad, se alimentarán en cultivo agrícolas: maíz, soja, granos pequeños, alfalfa, árboles frutales y hortalizas. Debido a esto, los venados pueden causar conflictos con las personas que se ganan la vida en las industrias agrícolas.

También pueden surgir problemas cuando los venados bura se alimentan en áreas urbanas.  La presencia de humanos en el hábitat tradicional de los venados ha provocado conflictos de algunas comunidades.

Para agravar el problema está el hecho de que las personas poseen diferentes valores con respecto a los venados y su presencia en las zonas urbanas. Por ejemplo, mientras que una persona puede ver a los venados buras solo como una plaga que daña las plantas ornamentales o los arbustos, su vecino podría estar alimentado al venado, lo que atrae a esos animales “molestos” al vecindario.

Otras formas de invasión humana acentúan este problema. A medida que más personas buscan espacios abiertos para la recreación, los encuentros humanos con los venados bura ocurren más frecuentemente. En la mayoría de los casos, las poblaciones individuales de venados pueden perder su miedo innato a las personas y acostumbrarse a alimentarse en entornos urbanos.

Above: Una venada corre por un espacio abierto, que cada vez es más difícil de encontrar para ellas, llevándolas a los patios de las personas.

Reconociendo el daño de los venados

Antes de gastar tiempo y dinero en controlar y prevenir el daño causado por los venados, es importante determinar si los venados son realmente los responsables. Otra vida silvestre, como conejos y roedores, deben considerarse como posibles culpables. Debido a que los venados no poseen incisivos superiores, su ramoneo a menudo deja una superficie dentada o desgarrada en ramitas o tallos. La mayoría de los roedores dejan una superficie limpia sobre la vegetación que comen.

Las huellas de los venados son distintivas y la altura a la que los venados ramonean a menudo elimina a otra vida silvestre con la excepción de su pariente cercano, los uapitíes. El tamaño de las huellas de los uapitíes frente al de los venados es un buen método para discriminar entre los dos. En realidad, observar venados “en el acto” de alimentarse en su propiedad es, por supuesto, el mejor método para identificar la causa. Los venados son más activos en las horas de la tarde y temprano en la mañana cuando los vecindarios son generalmente más tranquilos.

Métodos para la prevención del daño del venado bura

La industria privada y los biólogos profesionales de vida silvestre del Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México desarrollaron varios métodos para tratar con las molestas manadas de venados urbanos.

Varios repelentes comerciales pueden ser efectivos, aunque funcionan mejor cuando se vuelven a aplicar periódicamente y después de lluvias o nevadas. Los repelentes se pueden encontrar en la mayoría de las tiendas de suministros para alimentos, o los distribuidores se pueden ubicar mediante una búsqueda rápida en Internet. Las palabras clave para ayudarlo a buscar en Internet son “control de vida silvestre” o “manejo de vida silvestre”.

Los dispositivos de miedo a menudo se utilizan para abordar los problemas de los venados molestos. Varios productos disponibles comercialmente emplean sensores de movimiento que emiten ráfagas de sonido ultrasónicas amplificadas cuando se activan. Los fabricantes dicen que la frecuencia es inaudible para los humanos, pero estresante para los venados. La mayoría de estos dispositivos están diseñados para reiniciarse después de que el venado se haya alejado del área. Estos productos pueden funcionar a corto plazo, pero los venados pueden eventualmente acostumbrarse a estos dispositivos y pueden perder efectividad.

Below: Los humanos han invadido el hábitat del venado bura en Nuevo México, incluso en las estribaciones de las montañas Sandia.

Muchas plantas son resistentes al ramoneo de los venados y deben seleccionarse siempre que sea posible. Aunque algunas plantas son resistentes al daño, pueden ser menos efectivas dependiendo en la disponibilidad de ramoneo natural. Los viveros locales deberían poder brindarle una lista de plantas y libros de referencia que lo ayudarán en su selección. Se recomienda seleccionar especies de plantas nativas siempre que sea posible. Estas plantas se adaptarán mejor a las condiciones locales que sus contrapartes exóticas.

Las banderas coloridas, colocadas a lo largo de los senderos utilizados por los venados, presentan un elemento disuasorio visual y deben usarse junto con dispositivos para asustar y repelentes.

A menudo se sugiere atrapar y reubicar venados como una de manejar los venados molestos. Sin embargo, la reubicación de venados puede ser costosa, laboriosa y físicamente peligrosa para los venados y quienes los manipulan. Existen numerosos métodos utilizados por el Departamento de Caza y Pesca para atrapar venados. Las características generales del sitio y la naturaleza general del problema dictan el mejor método para atrapar venados. Otro inconveniente de la reubicación de venados se relaciona con su tasa de supervivencia y la posibilidad de transmitir enfermedades. En el pasado, los venados reubicados han sido monitoreados y los resultados indican que la mayoría de los venados reubicados no sobreviven en su nuevo entorno después del primer año. Como con cualquier alternativa, el costo versus los beneficios deben sopesarse antes de un proyecto de esta naturaleza.

Otro método para controlar los problemas de los venados es a través de la caza deportiva regulada. Por razones obvias, especialmente en los barrios urbanos, las ordenanzas locales prohíben la caza. La caza es una valiosa herramienta de manejo. Al diseñar los reglamentos de caza, se toman en cuenta muchos factores, incluido el número de quejas de venados molestos.

De todas las técnicas discutidas, la mejor manera de evitar que los venados ramoneen en su propiedad es cercándolos. Hay una serie de diseños de cercas que han demostrado ser efectivas y humanos. Para la mayoría de las situaciones, instalar uno o dos hilas de alambre de alta resistencia electrificado encima de una cerca existente es el diseño más simple y rentable. Para que sea más eficaz, el cable superior debe colocarse al menos a 68 pulgadas del suelo. Asegúrese de eliminar los espacios de más de 8 pulgadas entre la cerca existente y el cable superior. Coloque pedazos de papel de aluminio cebado con mantequilla de cacahuate a los hilos de alambre. Los venados se sienten atraídos por la mantequilla de cacahuate. Después de hacer contacto de la nariz con la cerca, los venados aprenden a evitar las áreas cercadas. En lugares donde las cercas no son prácticas, envolver plantas y arbustos individuales con secciones de alambre tejido de malla cuadrada evita que se alimenten de plantas individuales. Los refugios de árboles de polipropilenos también pueden evitar que los venados busquen en las plántulas de los árboles.

¿A quién llama?

El Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México es responsable de administrar, conservar y proteger la mayor parte de la vida silvestre dentro del estado. Sus preocupaciones sobre la vida silvestre también son nuestras preocupaciones. Si desea informar un problema con la vida silvestre o simplemente desea hablar con uno de nuestros empleados, por favor comuníquese con el Departamento de Caza y Pesca. El horario de oficina es de lunes a viernes, de 8 a.m. a 5 p.m., como se indica a continuación:

  • Oficina del área noroeste: 7816 Alamo Rd. NW, Albuquerque, NM 87120; teléfono (505) 222-4700, fax (505) 222-4720
  • Oficina del área noreste: 215 York Canyon Rd., Raton, NM 87740; teléfono (575) 445-2311, fax (575) 445-5651
  • Oficina del área suroeste: 2715 Northrise Dr., Las Cruces, NM, 88011; teléfono (575) 532-2100, fax (575) 522-8382
  • Oficina del área sureste: 1615 W. College Blvd., Roswell, NM 88201; teléfono (575) 624-6135, fax (575) 624-6136
  • Oficina principal: 1 Wildlife Way, Santa Fe, NM 87507; teléfono (505) 476-8000, fax (505) 476-8123

 

About NMDGF

It is the mission of the New Mexico Department of Game and Fish to conserve, regulate, propagate and protect the wildlife and fish within the State of New Mexico, using a flexible management system that ensures sustainable use for public food supply, recreation and safety—and to provide for off-highway motor vehicle recreation that recognizes cultural, historic and resource values while ensuring public safety.