La reliquia de conservación y el berrendo del Sr. Griggs

Conservando la vida silvestre de Nuevo México para las generaciones futuras“: este pequeño eslogan del Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México (New Mexico Department of Game and Fish o NMDGF en inglés) tiene un gran significado. Habla de la importancia de la vida silvestre en la vida de las personas y del impacto que la vida silvestre y la naturaleza pueden tener al moldear quiénes somos y los caminos que elegimos. Y habla de la importancia de la conservación para que aquellos que vengan después de nosotros también puedan disfrutar de las experiencias del mundo natural que cambian la vida.

Banner: Sr. Mike Griggs con la cosecha de berrendos de 1942 de su padre.

Esta no es una ideología única, sino un terreno común que comparten los cazadores, pescadores, observadores de aves, fotógrafos de vida silvestre y todo tipo de entusiastas de las actividades al aire libre. El concepto también puede verse como una reliquia, transmitida de generación a generación. Probablemente, alguien tomó el tiempo de presentar a cada uno de nosotros su pasión por el aire libre y la importancia de la conservación y, a medida que crecemos como entusiastas del aire libre, reconocemos la importancia de transmitir este amor por el mundo natural a los demás. Y a veces, podemos ver que esta ideología se desarrolla a gran escala. Esa es la historia del berrendo del Sr. Griggs.

Los berrendos se encontraban una vez en los matorrales del desierto, las praderas de pasto corto y las praderas de montaña de Nuevo México, pero la expansión hacia el oeste y la caza no regulada dieron como resultado una rápida disminución de las poblaciones de berrendos. Se informaron estimaciones de población de berrendos extremadamente bajas en Nuevo México a principios del siglo XX, con el guardabosque estatal Trinidad C. de Baca reportando 1,700 berrendos en 1912, y J. Stokley Ligon, un biólogo de campo de NMDGF en la década de 1920, afirmando que las poblaciones de berrendos se han reducido a 1,200 animales en la década anterior.

El sentimiento público comenzó a cambiar, y los colonos y ganaderos comenzaron a conservar las pequeñas bandas de antílopes que quedaban en sus tierras. Para una mayor protección de los berrendos, el estado designó vastas áreas donde el porte no autorizado de armas estaba prohibido y fue confirmado por los tribunales con multas severas de $25 o más. Los procedimientos de captura y translocación de berrendos fueron establecidos por NMDGF y los trasplantes de berrendos ocurrieron en las décadas siguientes. Estos esfuerzos dieron como resultado que la población de berrendos se recuperara a 20,000 a 25,000 animales antes de 1950.

Debido a estos éxitos, se comenzó a emitir un número muy limitado de licencias de caza de berrendos en las décadas de 1930 y 1940. Estas cacerías, altamente reguladas y exclusivas para los berrendos machos, no ocurrían todos los años y duraban solo de dos o tres días. Las cacerías se establecieron en áreas donde el número de machos excedía con creces el número necesario para la perpetuación del rebaño, y donde las cercas a prueba de ovejas prohibían la dispersión natural del rebaño. Un cazador habría tenido mucha suerte de recibir incluso una de estas primeras licencias de caza de berrendos.

En 1942, Edward J. “Red” Griggs de Oil Center, Nuevo México, fue uno de esos cazadores afortunados. Después de pagar el permiso de $5, el Sr. Griggs recibió el Permiso Antílope Número 444 junto con las instrucciones que la etiqueta era válida “… desde el 9 de octubre al 11 de octubre de 1942 … dentro del área conocida como J.P. White Ranch. Regístrese y entre y salga … al este de Roswell”. La carta estaba firmada por Elliott Barker, Guardabosque Estatal.

Lleno de emoción, el Sr. Griggs condujo hasta Roswell el 8 de octubre de 1942 con su esposa, Evelyn, y su hijo de tres años, Michael “Mike” Griggs. Pasaron la noche con sus amigos, los Elliott, antes de que todos se dirigieran a la caza. El Sr. Elliott también había recibido una etiqueta de berrendos para la temporada de 1942, y la Sra. Elliott era una experta en la caza de berrendos, habiendo recibido etiquetas tanto en 1940 como en 1941.

Above, inset: Sra. Evelyn Griggs y su hijo Mike Griggs posando con la cosecha. Note la pistola de casquete en la mano del joven Mike. Above: Sra. Griggs (izquierda), Sr. Elliott (derecha) y Mike Griggs con el macho de dos puntas. La Sra. Elliott también había cosechado berrendos en las temporadas de 1940 y 1942. Below: Sr. “Red” Griggs (izquierda) y Sr. Elliott (derecha) con el macho de Red. El Sr. Elliott también cosechó un macho esa misma mañana.

Antes del amanecer de la mañana siguiente, el Sr. Griggs se registró para la caza y fue asignado al pasto de Sardine Mountain en el White Ranch. Esa mañana vio un macho con una doble púa en su lado derecho, recortado contra el cielo a cierta distancia. Después de un disparo de largo alcance y la búsqueda resultante en la hierba alta, el Sr. Griggs llenó su etiqueta con este macho de dos puntas a las 8:30 a.m. Fue el macho más grande que se cosechó en Nuevo México esa temporada. Elliott también cosechó un macho a las 9:30 a.m. de la misma mañana. Almorzaron, cargaron los machos, verificaros sus cosechos con el subdirector de caza Frank Ramsey, y se dirigieron de regreso a Roswell a las 2 p.m. esa tarde.

Mientras que esto puede parecer una cacería corta, su memoria le ha durado toda la vida a Mike Griggs. Dado que los cazadores habían viajado al rancho en automóvil, sus esposas y Mike pudieron acompañarlos y experimentar la cacería de primera mano. Fue la primera experiencia de caza mayor del joven Mike. Mientras solo tenía tres años en ese momento, Mike recuerda vívidamente levantarse muy temprano para la cacería, las armas envueltas en cuero en el armario de armas de los Elliott y comer pollo frito de celebración para el almuerzo después de la cacería.

El Sr. Griggs tenía el macho montado en el hombro, y la montura de taxidermia colgado en la casa de la familia durante toda la juventud de Mike. Mientras que los Griggs hicieron varios movimientos a lo largo de los años, el berrendo montado siempre fue un elemento fijo de su hogar. Más adelante en la vida, cuando Mike se fue a la universidad y luego se unió el ejército, siempre supo que había regresado a casa cuando vio el macho de doble punta.

El amor por el aire libre y la importancia de la conservación estaba firmemente arraigado en el corazón del joven Mike Griggs. Se especializaría en silvicultura en la universidad, y luego pasó una carrera de 32 años en el departamento estatal de silvicultura en Washington. Habría muchas otras cacerías de caza mayor que Mike compartiría con su padre y sus dos hermanos a lo largo de los años, pero el recuerdo de esa primera cacería de caza mayor siempre ocuparía un lugar especial en su corazón. Después del fallecimiento de su padre en 1991, la montura fue trasladada a la casa de Mike en Bremerton, Washington.

Above: El historiador de NMDGF Jack Young acepta la donación de la montura del Sr. Mike Griggs.

Cuando Mike Griggs cumplió 80 años, comenzó a pensar en cuánto había influido el berrendo en su vida y comenzó a reflexionar sobre cómo podía preservar el legado de la montura para que otros la disfrutaran. Se puso en contacto con NMDGF y preguntó sobre la posibilidad de donar la montura. Trabajando con el subdirector Jim Comins y el arqueólogo e historiador de NMDGF Jack Young, se llegó a un acuerdo. Dado que el macho se había cosechado cerca de Roswell, parecía apropiado que la montura se exhibiera en la oficina de NMDGF en Roswell, recién construida y reubicada en 2019.

En septiembre 2021, a los 82 años, Mike y su esposa condujeron la montura desde su casa en Washington hasta la oficina de NMDGF en Santa Fe. Conduciendo más de 1,500 millas de ida, los Griggs detuvieron para visitar a familiares y amigos en el camino. Una de esas paradas ocurrió en Wyoming, en una ceremonia en la que uno de los hermanos menores de Mike, el Dr. Kenneth Griggs, fue incluido en el Salón de Fama de los Vaqueros de Wyoming (Wyoming Cowboy Hall of Fame). Caminando hacia el auto con Mike, su hermano dijo que necesitaba ver el macho una vez más. Obviamente, el macho de las dos puntas tuvo un gran impacto en los tres hijos del Sr. Griggs.

Above: La etiqueta original, firmada por el subdirector de caza Frank Ramsey, todavía está clavada en la parte trasera de la montura.

Al llegar a Santa Fe, Mike Griggs le presentó la montura a Jack Young, contándole la historia del macho y su influencia en su vida. Acompañando a la montura había varias fotografías de la cacería, así como la etiqueta original firmada por el subdirector de caza Frank Ramsey, todavía clavada en la parte trasera de la montura. Cuando el Sr. Mike Griggs salió de la oficina de Santa Fe y luego condujo de regreso a Washington, me pregunto si pensó en los jóvenes aspirantes a cazadores, que mirarán con asombro al macho de dos puntas, ellos mismos los destinatarios de la reliquia de conservación.

James Pitman es el Subjefe de Información del Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México.

About James Pitman

James Pitman is the Assistant Chief of Information for the New Mexico Department of Game and Fish.