Departamento, organizaciones asociadas trabajan para restaurar áreas ribereñas

El tamarisco, el olivo ruso y el olmo siberiano son especies comunes a lo largo de los ríos y arroyos de Nuevo México, a pesar no son nativos de la Tierra Encantada.

A pesar de que todos estos árboles fueron ingresados a Nuevo México con las mejores intenciones, desde entonces han dañado el hábitat ribereño del que dependen muchas las especies de vida silvestre del estado para sobrevivir. Sin embargo, el Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México (New Mexico Department of Game and Fish en inglés), junto con organizaciones asociadas como Rio Grande Return, está trabajando para restaurar áreas ribereñas en cinco de las Áreas de Manejo de Vida Silvestre (Wildlife Management Areas, o WMAs) de la agencia a fin de beneficiar a varias especies de vida silvestre, principalmente las aves acuáticas que pasan durante el invierno, pero también algunas especies en peligro de extinción como el mosquero saucero del suroeste, el cuclillo pico amarillo occidental y el girasol Pecos.

“Los árboles invasores proporcionan cierto nivel de hábitat para la vida silvestre, pero no son tan adecuados en el hábitat (la comida, la cobertura) que brindan en comparación con nuestras plantas nativas para nuestras especies nativas de vida silvestre”, dijo Ryan Darr, el Gerente de Tierras WMA del Departamento. “La vida silvestre nativa que tenemos, ya sean los pájaros cantores, venados, pavos, lo que sea, históricamente dependió de estas diversas especies de vegetación ribereña. La invasión de especies no nativas durante los últimos cien años desplazó muchas de estas plantas nativas y redujo la diversidad de plantas en general disponibles para el uso de la vida silvestre”.

Banner: Chuck Schultz, biólogo de hábitat regional del noroeste para el Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México, describe los beneficios del trabajo del Departamento en el Bernardo WMA en el condado de Socorro. Below: Un parche de tamarisco invasivo muestra los efectos de escarabajo del tamarisco que se ha traído para ayudar a erradicar las especies invasoras en Bernardo WMA.

El tamarisco fue traído originalmente a Nuevo México por el Servicio de Conservación de Tierras (Soil Conservation Service) a principios de la década de 1900 para mitigar la erosión de los bancos en curso y estabilizar la tierra a lo largo de los ríos en el oeste de los Estados Unidos. Poco después de que comenzaron a afianzarse, se apoderaron de grandes áreas y superaron en la competencia a varias especies de plantas nativas, incluidos los álamos y los sauces. Las prácticas de manejo del río, como la canalización del Río Grande, que eliminó las llanuras aluviales históricas y los humedales, también contribuyeron al dominio del tamarisco en el área.

“Ese canal estrecho y profundo no proporcionó la inundación sobre la ribera que se necesitaba para muchas de nuestras especies nativas como lo álamos y los sauces, pero en realidad soportó mejor las cosas como el tamarisco y las especies invasoras, por lo que ayudó a cambiar el equilibrio de poder”, dijo Darr.

El olivo ruso se trajo originalmente a Nuevo México como árbol de sombra, aunque finalmente se extendió en gran medida a las áreas ribereñas. De manera similar, el ex gobernador de Nuevo México, Clyde Tingley, introdujo el olmo siberiano en Albuquerque para defenderse de los efectos del “Cuenco de polvo” (Dust Bowl) durante la década de 1930, aunque ahora el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos lo clasifica coma una mala hierba nociva de clase C en Nuevo México.

Chuck Schultz, biólogo de hábitat regional del noroeste del Departamento, dijo que estas especies invasoras tienden a crecer en “monocultivos”; es decir, tienden a apoderarse completamente de un área y no permiten que nada más crezca entre ellas. Eso contribuye a un hábitat degradado para la flora y fauna nativa, y también un mayor peligro de incendio.

“Nada más creció realmente en ellos”, dijo Schultz sobre las áreas de monocultivo. “Se volvieron gruesos. Lo superaron todo. Cerraron el dosel para que la tierra debajo de ellos nunca viera la luz del sol, por lo que no crecían hierbas ni flores silvestres.

“Cuando se mete en esos monocultivos espesos y se hace cargo, está listo para un incendio forestal catastrófico”, agrego Schultz. “Nuevo México ha tenido algunos incendios forestales en el bosque realmente malos que simplemente han desgarrado y coronado entre el tamarisco y han destruido enormes franjas de bosque. También estamos tratando de combatir eso”.

Above: Una vista general del La Joya WMA muestra dónde se están llevando a cabo los esfuerzos para eliminar el tamarisco invasor del área.

El Departamento y sus organizaciones asociadas están trabajando actualmente para eliminar el tamarisco, el olivo ruso y el olmo siberiano de cinco ubicaciones en todo el estado: William S. Huey WMA, a lo largo del río Pecos entre Artesia y Carlsbad en el condado de Eddy; Bernardo WMA, La Joya WMA y Socorro-Escondida WMA en el condado de Socorro; y Tucumcari Lake WMA en el condado de Quay.

“Entraremos y usaremos varias técnicas de remoción para sacar el tamarisco, el olivo ruso y, en algunos casos, los olmos en un patrón de mosaico irregular”, dijo Darr. “Una de las técnicas que usamos comúnmente es un equipo que se llama masticador. Es básicamente un tractor grande con un tambor giratorio con dientes que muelen el tamarisco y otros invasores. También utilizamos el corte manual y el apilado con motosierras, y también utilizamos el arranque que básicamente requiere una excavadora grande – un equipo de excavación grande – y simplemente saca los árboles invasores de raíz”.

La tierra y la configuración del sitio determinan qué método de eliminación se utilizará.

Cuando las especies invasoras vuelvan a brotar después de los esfuerzos iniciales de remoción, los equipos del Departamento usan herbicidas y medios mecánicos limitados para ayudar a reducir su densidad. El escarabajo de la hoja de tamarisco fue introducido se introdujo como un agente de control biológico para el tamarisco en todo el oeste hace décadas. Esto también ha ayudado con los esfuerzos de restauración. Puede ver grandes áreas de tamarisco de color naranja y marrón que los escarabajos del cedro salado están haciendo su trabajo.

Sin embargo, en áreas donde se han realizado trabajos de restauración, ya ha habido una cantidad impresionante de cambios en el paisaje. En Bernardo WMA, algunos racimos de tamarisco han muerto a causa de los escarabajos de las hojas de tamarisco. Otros rodales del tamarisco y olivo ruso han sido extraídos por medios mecánicos, y en su lugar están floreciendo nuevamente plantas nativas que no se habían visto desde la introducción de esas especies invasoras décadas antes.

Above: Los equipos del Departamento utilizaron un masticador para eliminar un parche anterior de tamarisco invasivo en Bernardo WMA. Los equipos plantarán varias especies de plantas nativas en el área para crear un mejor hábitat para las aves acuáticas que hibernan, así como otras especies de vida silvestre.

“En muchas de estas áreas donde hemos extraído estos monocultivos de tamarisco y el olivo ruso, hemos visto plantas como pastos salados del interior y pastos alcalinos zacatón – pastos nativos – que simplemente han prosperado y regresan de maneras que no imaginamos”, dijo Schultz. “Nos sorprendió un poco, y es realmente genial para el hábitat”.

Los álamos y sauces nativos, incluido el sauce coyote que parece arbusto, y el sauce de Goodding que parece a árbol, se plantan inmediatamente en lugar de las especies invasoras para ayudar a restaurar el hábitat a su estado anterior y ayudar a estabilizar la tierra. Además, las cuadrillas también están plantando arbustos productores de bayas y semillas como el goji o el olivo de Nuevo México para diversificar el hábitat. También pueden sembrar especies herbáceas como pastos cuando la recuperación natural no es satisfactoria.
En total, se han plantado 19 especies en las áreas del proyecto utilizando varios métodos. Algunos se plantaron con postes y látigos, donde se quitaron ramas de árboles vivos y se plantaron después de perforar agujeros en la tierra hasta que se alcanzó el agua. Otras especies de planta llegaron en contenedores de los viveros locales y del programa conservación de plántulas de la Silvicultura Estatal de Nuevo México (New Mexico State Forestry). En algunas áreas, las plantas en contenedores han tenido mayor tasa de supervivencia que los postes y látigos, pero el Departamento está ajustando sus estrategias de siembra para equilibrar la tasa de supervivencia como parte de un enfoque de manejo adaptativo.

“Estamos tratando de obtener estas cosas de lugares semilocales para tener algo de genética local y, con suerte, aumentar nuestra tasa de supervivencia en estas plantaciones”, dijo Schultz. “Estas especies son cosas que encontraría en todo el valle de todos modos”: tiene sus álamos; tiene una variedad de sauces; probamos algunos sicomoros de Arizona que ven crecer en algunos de nuestros lavados justo al sur de allí; hay zumaque de zorrillo; hay grosella dorada; hay una variedad de cosas que son nativas. Funcionan mejor con nuestras tierras, funcionan mejor con nuestro entorno semiárido, brindan refugio a los animales, suministran alimentos, cumplen con una gran cantidad de requisitos de hábitat y todas son variedades nativas”.

Schultz dijo que, de las 19 especies originales utilizadas en las áreas del proyecto, unas siete se han afianzado y se han desempeñado bien. Varios factores, incluyendo tierras impermeables a base de arcilla, las condiciones de sequía y el aumento de los niveles de salinidad de la tierra, han dificultado las condiciones de crecimiento de ciertas especies, aunque los grupos de plantas pueden prosperar a pocos metros de otros grupos que se han extinguido. La reciente aparición de una manada de alces en el Valle Medio del Río Grande se ha sumado a los desafíos de las plantaciones nativas al duplicar la tasa de mortalidad de varias plantas, lo que lleva al costo adicional de mano de obra y financiero de construir grandes áreas de cercas altas y cercas de árboles individuales.

Como parte del proyecto de restauración, se plantan miles de árboles en un patrón de mosaico, quedando algunas áreas de especies invasoras para evitar impactar el paisaje y la vida silvestre residente.

“Realmente aprecio el enfoque que Ryan (Darr) adoptó en nombre de Caza y Pesca para eliminar el tamarisco viejo y muerto por escarabajos”, dijo Cameron Weber, directora de conservación de Rio Grande Return. “No se eliminó por completo, pero dejaron parches como lugares de refugio para las aves y otras especies de vida silvestre, y luego entramos y plantamos en los espacios intermedios”.

Above, inset: El trabajador agrícola John Smith planta un árbol durante el trabajo en el William S. Huey WMA en el condado de Eddy.

Weber señaló que los modelos de gestión anteriores en todo el oeste tenían cientos de acres completamente despejados a la vez, sin dejar nada. Este método a menudo puede causar la erosión del terreno a gran escala.

“Creo que se ha necesitado mucho discurso, la gente influyente y la ciencia para cambiar las normas en torno a eso, y el Departamento de Caza y Pesca está haciendo un buen trabajo al reflejar ese cambio y hacer las cosas con un enfoque por fases con algún tipo de comprensión de los impactos en la vida silvestre, tratando de hacer una transición suave”, dijo Weber.

Los equipos del Departamento y las organizaciones asociadas como Rio Grande Return plantan miles de árboles a la vez en arboledas y grupos de al menos cinco acres, siguiendo el modelo del hábitat que están reemplazando para preservar la cobertura de la vida silvestre.

“Uno de los fundamentos de la ecología del paisaje es comprender que hay parches, y los parches pueden ser beneficiosos cuando crean muchos bordes, o puede ser una fragmentación a medida que un paisaje se rompe debido a diferentes formas de perturbación”, dijo Weber. “Creo que al retener parches de especies no nativas a medida que se produce la restauración de plantas nativas, se mantiene el parche beneficio por un tiempo más”.

Solo en los últimos años, el trabajo del Departamento y sus organizaciones asociadas ha llevado a la plantación de más de 5.700 árboles y arbustos nativos en los WMAs, junto con la eliminación de más de 1.500 acres de especies invasoras. El trabajo está en curso, con equipos que vienen para mantener las malezas cortadas y reemplazar los postes y látigos que se han extinguido.

Los objetivos principales del proyecto son mejorar el hábitat de la vida silvestre, aumentar la eficiencia del agua y mejorar las capacidades de gestión del agua.

“Solo estamos tratando de ayudar a la naturaleza a recuperarse a lo que históricamente fue el hábitat y lo que esperamos que pueda sobrevivir a largo plazo: un hábitat que es más resistente al cambio climático y los efectos de sequía que estamos viendo”, dijo Darr. “Los esfuerzos de restauración come este se han convertido en una práctica de gestión mucho más común en todo el oeste en las últimas décadas. El Departamento de Caza y Pesca está a bordo con los refugios de vida silvestre federales cercanos, organizaciones sin fines de lucro, propietarios privados y las otras agencias de administración de tierras, tratando de hacer lo que podamos para restaurar los hábitats nativos para nuestra vida silvestre, los peces y el beneficio de todos los que disfrutan del aire libre en Nuevo México”.

Se están utilizando esfuerzos de colaboración en este proyecto para involucrar a los expertos en el examen de soluciones a los altos niveles de sales que se encuentran en los suelos y las aguas subterráneas poco profundas; esfuerzos de diseño e ingeniería para mejorar la infraestructura del agua y las capacidades de gestión; comprender la hidrología y la dinámica de los humedales; y estudios de especies amenazadas y en peligro de extinción, entre otros objetivos.

Darren Vaughan es el editor de la revista New Mexico Wildlife para el Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México.

About Darren Vaughan

Darren Vaughan is the New Mexico Wildlife Magazine Editor for the New Mexico Department of Game and Fish.